El Parlamento Europeo predice que más de 830.000 millones de dólares se beneficiarán de los activos criptográficos

En la semana pasada, el Servicio de Investigación del Parlamento Europeo (EPRS) publicó su estudio “Riesgos emergentes en los criptoservicios”, centrándose en los retos de regulación y supervisión de los servicios financieros. Señaló el nivel de interés de los consumidores e inversores, la naturaleza transfronteriza de los activos, lo que significa que hay posibles problemas de jurisdicción, y el hecho de que a menudo hay una falta de una entidad responsable. La combinación significa que es comparativamente difícil de regular. Como parte de su evaluación, simuló el impacto económico de los activos criptográficos a lo largo de diez años como entre 705 y 760.000 millones de euros (830.000 a 895.000 millones de dólares), dependiendo de la legislación.

Una versión filtrada de la propuesta legislativa de la UE sobre los cripto-activos (MiCA) fue publicada justo la semana pasada.

La EPRS estudió los beneficios económicos y los riesgos asociados a los cripto-activos. Al igual que con MiCA, el razonamiento detrás de la investigación se debe al complejo y no regulado panorama de los cripto-activos. Esto puede obstaculizar el potencial de crecimiento de los negocios, la innovación tecnológica y exponer a los consumidores e inversores a riesgos sustanciales.

Las áreas de políticas

El estudio se centra en tres esferas normativas específicas del mercado de criptoactividades que son “fundamentales para el desarrollo futuro de los criptoactividades y las finanzas digitales en Europa”. La primera de ellas es la definición de un marco común. Debido a su “naturaleza híbrida y transformadora” y al ritmo en que se desarrollan, es especialmente difícil clasificar los criptoactivos. En el documento se agrupan los criptoactivos en los que entran dentro de la legislación actual, los que están fuera del ámbito de aplicación en la actualidad y los stablecoins.

El segundo ámbito normativo es la ciberresistencia. En ella, la EPRS comparó los sistemas centralizados tradicionales con la tecnología de libro mayor descentralizado (DLT). Algunos argumentarían que la DLT es intrínsecamente más segura y ciberresistente. No obstante, existen riesgos de ciberataques, especialmente a través de los proveedores de servicios y otros fallos técnicos.

La tercera esfera es la necesidad de una estrategia de datos. El EPRS expresa su preocupación de que sin un regulador central, los usuarios de la DLT pueden recopilar y distribuir datos entre ellos, “lo que da lugar a algunos problemas profundos en relación con los derechos de acceso y la privacidad”. Aparte del PIBR, existe la necesidad de armonizar las identidades digitales entre los estados miembros. Y el potencial para mejorar la información financiera digital.

Impacto en los actores del cripto-mercado

Está previsto que los actores del mercado de la criptografía se beneficien de la legislación propuesta. En el caso de las empresas, habría una mayor eficiencia, integridad, seguridad y menores costos de transacción. Para los inversores, se aliviaría la actual característica de volatilidad de los activos criptográficos, aportando una mayor certidumbre y claridad del mercado. Mientras que los consumidores ya se benefician de una alta eficiencia y bajos costos de los servicios financieros, el EPRS añade que podrían beneficiarse de una mayor resistencia cibernética y una menor exclusión financiera con la legislación. Para los gobiernos, la legislación facilitaría la aplicación de las disposiciones contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo. Y por último, la digitalización de activos podría beneficiar a la economía en general.

De acuerdo con su simulación, la EPRS estima que el valor añadido potencial del sector financiero europeo de los cripto-activos podría alcanzar los 705.000 millones de euros (830.000 millones de dólares) si no hay una regulación adicional a nivel de la UE. La cifra podría alcanzar los 760.000 millones de euros (895.000 millones de dólares) si la UE aplica nuevas leyes. Esto, a su vez, tiene todo tipo de efectos en la economía. Esto incluye un aumento potencial del empleo y un incremento de la productividad, entre otros.

Presentar una legislación podría ser algo bueno. Creará seguridad jurídica para los consumidores y los emisores de activos de capital, que actualmente tienen que pasar por el aro para asegurarse de que cumplen con las diversas normativas de los Estados miembros de la UE. Por otra parte, se podría argumentar que la legislación derrota todo el propósito de la DLT, que fue creada para eliminar el papel de las autoridades centrales, incluidos los reguladores. En cualquier caso, la UE parece estar decidida a regular. En el presente estudio, la EPRS confirma que es necesario clasificar los criptoactivos y establecer un marco reglamentario para los mercados de criptoactivos si se quieren obtener sus beneficios.

Reuters informó recientemente de que la Unión Europea tiene planes de introducir un régimen amplio de cripto-activos para 2024, que permita transacciones transfronterizas en cadena de bloqueo más rápidas y baratas. Con ello se pretende fomentar la digitalización financiera, especialmente en medio de la crisis de COVID-19.

Michael Ellis

Author: Michael Ellis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *